Después de la emergencia

El tifón Bopha llegó a Filipinas en diciembre de 2012, y dejó a su paso más de 1.000 muertos, 1.000 desaparecidos, 180.000 viviendas destruidas y casi 5 millones de damnificados. Cruz Roja Española trabaja junto con Cruz Roja Filipina en la reconstrucción de infraestructuras y suministro de agua